La Corte Suprema de Justicia confirmó la condena a 15 años de prisión para el sacerdote Julio César Grassi por abuso de menores a un menor al que debía cuidar.

La Corte desestimó, por unanimidad, los recursos presentados en la causa que tiene como imputado a Grassi, convalidando lo decidido por la Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires, así como los que había presentado la querella pidiendo el aumento de la pena.

LEER MÁS: Duro cruce entre Angela Lerena con Martín Tetaz en Twitter

Juan Pablo Gallego, abogado querellante en la causa, pidió que el cura sea expulsado de la Iglesia. "La primera persona con la me comuniqué es alguien que me tocó conocer hace ya 15 años. Una víctima que padeció lo indecible. No solo abusos espantosos y corrupción espantosa sino actos vandálicos, amenazas y ataques con armas de fuego. Una persona que lo sufrió todo y que merece mi enorme respeto", contó Gallego a TN.

El sacerdote está actualmente alojado en la Unidad Penitenciaria Nº 41 de Campana, provincia de Buenos Aires, y allí continuará detenido. El fallo tiene la firma de los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Juan Maqueda, Horacio Rosati y Carlos Rosenkrantz.

De este modo quedó firme la sentencia dictada por el Tribunal en lo Criminal 1 de Morón, que condenó a Grassi de 15 años de prisión como autor reiterado de los delitos de abuso sexual agravado por resultar sacerdote, encargado de la educación y guarda del menor-víctima en concurso real entre sí, que a su vez concurren idealmente con corrupción de menores agravada por su condición de encargado de la educación y de la guarda, cometidos en perjuicio de un menor, conocido en la causa como "Gabriel".