"Libertad a Milagros Sala" es una de las pancartas que acompaña la Marcha del Orgullo LGBTIQ, que se realiza a pesar de la lluvia en Plaza de Mayo, como hace 25 años.

Cientos de personas, en su mayoría jóvenes, participaban bajo la lluvia de la feria y actividades previas a la 25 marcha del orgullo LGBTIQ, sigla que denomina al colectivo integrado por Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales, Intersexuales y Queers.

Con animadores y música por altoparlantes, las organizaciones emitían mensajes a favor de la diversidad, con despliegue de humor, color y mucha fuerza para contrarrestar el descenso de la temperatura por efecto de la lluvia.

La XXV Marcha del Orgullo, que no se suspende por el chaparrón, se realizara desde las 16 con la consigna "Basta de violencia institucional y asesinatos de personas trans" y en reclamo de que el Congreso convierta en ley el proyecto Antidiscriminatorio.

El conductor y escritor Franco Torchia está a cargo de la animación de la marcha junto a las activistas trans Vida Morant y Daniela Ruiz, y a la locutora Andrea Majul.

La primera Marcha del Orgullo Gay, como se llamaba por entonces, se realizó en Buenos Aires en 1992 con la participación de decenas de personas que ocultaron sus rostros con caretas.

En tanto, el presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), César Cigliutti, destacó que tenía "el honor de haber estado en la realización de las 25 Marchas del Orgullo. Desde la primera hasta ésta, organizar la Marcha es un trabajo que siempre es muy reconfortante y emocionante".

"Es el acto público y político más importante que tenemos en nuestra comunidad LGBTI", destacó y apuntó que la reiteración de la marcha crece con "la convocatoria de la manera más legítima que puede tener un acto público, todos vienen libre y voluntariamente".