La líder de la Organización Barrial Túpac Amaru, Milagro Sala, recibió una notificación judicial en la casa que habita por su prisión domiciliaria y al darse por informada contestó con un fuerte mensaje al Poder Judicial jujeño.

La dirigente social recibió una notificación que le avisaba sobre la elevación a juicio de la causa Paes Ávila, pero decidió poner algo más que su firma en la hoja.

"Voy a apelar. Es una vergüenza lo que están haciendo judicialmente. La historia los va a condenar", escribió con lapicera azul en una de las copias de la cédula de notificación que le entregó una gendarme.

La causa en cuestión investiga un confuso hecho ocurrido en el 2007 conocido como "la balacera de Azopardo", por el que está procesada Sala y otras dos personas.

WhatsApp Image 2017-10-08 at 19.50.57.jpeg