La actividad de la construcción cayó en septiembre 13,1% en forma interanual. Acumuló en nueve meses una contracción de 12,8% comparada con igual período del año pasado, según informó el INDEC.

A su vez, con el resultado de septiembre el sector acumuló nueve meses consecutivos de resultados negativos. Asimismo, esta retracción provocó la pérdida de 61.000 puestos de trabajo, reduciéndose a 392.517 empleos registrados, con datos referidos a agosto.

Por otra parte, los datos de septiembre volvieron a hundir al sector, dado que en agosto se había producido una baja de 3,7% que alentaban la posibilidad de un cambio de tendencia. El INDEC informó además que la superficie a construir registrada por permisos de edificación en 41 municipios se redujo en septiembre un 22% en forma interanual.

La baja en la actividad se reflejó en un retroceso en los despachos de los principales insumos. Las mermas fueron de 21,2% en hierro redondo, 14,5% en sanitarios, 14% en ladrillos huecos, 12,9% en pisos y revestimientos, 11,5% en cemento, 9,1% en pinturas, y 3,2% en asfalto. El menor ritmo de caída en asfalto refleja la reactivación parcial de la obra pública.

En tanto, cerca de la mitad de los empresarios del sector confían en que la actividad aumentará durante el último trimestre del año. Entre los dedicados a las obras privadas, el 48% espera un incremento, un 40% cree que no variará y un 12% estimó una caída. En el conjunto dedicado a la obra pública, el 51% proyecta un crecimiento, un 40,8% dijo que se mantendrá estable, mientras que un 8,2% ve una contracción.

Frente a este panorama una de cada cuatro empresas evalúa la posibilidad de contratar empleados durante el trimestre para cumplir con sus planes de trabajo. Asimismo, cerca del 55% de las firmas consultas consideró que la estabilidad de precios y una política de estímulo a los créditos favorecerían el desarrollo del sector.

En esta nota