El periodista Luis Majul confesó al aire su estrecho vínculo con los diputados del oficialismo a la hora de investigar presuntos casos de corrupción, pero lo presentó como algo "bueno para vos". Fue en el marco de un informe sobre la procuradora general, Alejandra Gils Carbó, y la compra fallida de un inmueble de la calle Perón al 600.

Al hacer la introducción de su informe, Majul blanqueó que "diputados y medios" comenzaron a "colaborar mutuamente" a la hora de trabajar para que ocurra "como en Brasil", donde la megacausa de corrupción conocida como Lava Jato amenaza con llevarse puesto a gran parte de la dirigencia política de aquel país.

El conductor de La Cornisa mencionó como sus "colaboradoras" a las diputadas Margarita Stolbizer, Elisa Carrió y Mariana Zuvic (esta última del Parlasur) y a la legisladora Graciela Ocaña. Salvo Stolbizer, que es aliada de Sergio Massa pero igualmente ha amagado con irse al oficialismo, todas las demás militan ahora en Cambiemos.

Embed

Precisamente, el Lava Jato brasileño salpica además al gobierno de Mauricio Macri a través del jefe de la AFI, Gustavo Arribas, señaladado por un operador financiero por haber recibido 850 mil dólares en una cuenta en Suiza.

Sin embargo, el informe de Luis Majul hizo referencia a una vieja enemiga del Gobierno: la procuradora general Alejandra Gils Carbó. Es por la compra de un inmueble en Perón 667, donde iban a radicarse los nuevos fiscales cuyas designaciones fueron frenadas por la Justicia entre 2015 y 2017. La denuncia apunta a la comisión que cobró un pariente de un ex funcionario de la Procuración, hoy separado del cargo.