El presidente Mauricio Macri se sinceró y confesó que el nombre del Centro Cultural Kirchner no cambiará de nombre "para que la gente recuerde la herencia que dejaron 12 años de kirchnerismo". El comentario fue dicho ante funcionarios nacionales que fueron parte de la reunión de gabinete ampliado que organizó el Gobierno en el CCK.

"Con la plata que costó remodelar este edificio hubiéramos pavimentado las calles de toda la provincia de Buenos Aires. Por eso nunca le vamos a cambiar el nombre, para que la gente recuerde la herencia que dejaron 12 años de kirchnerismo", aeguró Macri, según informa el diario El Cronista Comercial.


En el encuentro al que asistieron casi 500 personas, entre ministros, secretarios y subsecretarios, Macri tuvo gestos directos hacia funcionarios puntuales, como la canciller Susana Malcorra, a quien consideró "el mejor cuadro profesional de Argentina en relaciones exteriores". El elogio se dio luego de que se conociera que no fue elegida como secretaria general de la ONU.

En esta nota