Luego de escuchar los reclamos de los estudiantes en contra, la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, confirmó que aplicará de todas maneras la reforma educativa que impondrá pasantías y precarizará el trabajo de los docentes en el último año de la secundaria.

La ministra se negó a suspender la aplicación de la rechazada nueva currícula. “Estamos convencidos que el futuro no nos espera”, dijo a la prensa al finalizar la reunión de tres horas en la Defensoría del Pueblo de la Ciudad.

Pese a la intransigencia en la negociación, sí les exigió a los estudiantes que levanten las tomas al decir que “el diálogo se construye con las puertas abiertas; para dialogar hay que escucharse”.

A partir de ahora, se abrirán mesas de debate por región escolar. Acuña aclaró que “el objetivo es sumar todos los aportes”, pese a que insistió en que será aplicado sin dilaciones desde el año próximo.

Acuña aclaró que publicará recién hoy el documento completo del cambio que afectará a las futuras generaciones en la página web de la cartera educativa. “El texto de la reforma recién se va a conocer hoy, lo que demuestra la falta de información pública y la falta de participación activa del alumnado, como lo exige la normativa nacional e internacional”, alertó a El Destape Gustavo Moreno, titular de la Asesoría Tutelar 1 ante la Cámara en lo Contencioso Administrativo.

La funcionaria les negó participación a los representantes legales de menores en la mediación. Si bien los alumnos le cedieron la palabra a Moreno, la Ciudad pidió que sus comentarios no consten en actas.

LEER MÁS: El Gobierno porteño recibirá a los estudiantes, pero no cederá en la reforma

Uno de los puntos más polémicos de la reforma será la obligatoriedad a trabajos no remunerados que tendrán que realizar los menores durante un semestre entero. Al respecto, la ministra aclaró que “no va a haber pasantías. Va a haber prácticas educativas”, que no son pagas.

Acuña aclaró que las labores van a adecuarse a las carreras de grado de los estudiantes porque "va a tener que ver con la orientación de la secundaria", pese a que ésta es elegida por los padres cuando los alumnos terminan la primaria.

Para la funcionaria, la reforma “es respetuosa del estatuto docente. No significa un recorte en la plantilla docente. Significa potenciar el trabajo de los docentes”. Es que los maestros también protestan los cambios que quiere cargar la ministra de Horacio Rodríguez Larreta, ya que serán reemplazados por “orientadores” que guíen a los menores en las pasantías. Estos, cuestionan, no tendrán la preparación pedagógica ni de contenidos adecuada que se dan en los profesorados, sino meras capacitaciones.

Las denuncias penales contra los estudiantes

Educación les remitió a los directores de escuelas un protocolo donde les instruye denunciar penalmente a los estudiantes que tomen las instituciones. Este instructivo había sido redactado por Esteban Bullrich en 2010 y declarado anticonstitucional en ese momento, por lo que la Jusiticia volvió a fallar por su “nulidad absoluta” cuando fue notificada por Moreno y la asesora titular de primera instancia Mabel López Oliva.

Al ser consultada por los cinco colegios que aplicaron esta ordenanza ministerial, Acuña se desligó al aducir que no le “corresponde” responder sobre ello.

LEER MÁS: Bullrich creó el protocolo para criminalizar estudiantes que ahora aplica la Ciudad

En esta nota