El presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Francisco José Eguiguren Praeli, se mostró "muy satisfecho" con el otorgamiento de prisión domiciliaria de Milagro Sala. Eguiguren Praeli afirmó que Sala estaba "aniquilada anímicamente" en la prisión de Alto Comedero, donde señaló que era objeto de "un hostigamiento y una vigilancia excesiva".

Además, advirtió: "No cabe duda de que es una dirigente política y social enfrentada con el gobierno de su provincia". "Tomamos con mucha satisfacción que se dictara una medida para seguir la recomendación de la CIDH", señaló el titular del organismo internacional.

LEE MÁS "Milagro Sala volvió a pedir por la aparición con vida de Santiago Maldonado"

En declaraciones a La Nación, Eguiguren indicó que "esta resolución tomó mucho seguimiento y reflexión" y destacó que se analizaron "las condiciones de detención y el hecho de que no había una condena a prisión efectiva". "Tomamos conocimiento de que la señora Sala se había autoinfligido una lesión y tenía un cuadro grave de depresión. En una visita al penal constatamos que el lugar estaba en condiciones razonables o, incluso, mejores que en muchos otros centros. No obstante se notaba un hostigamiento y una vigilancia excesiva a Sala. La vimos aniquilada anímicamente. Se consideró que esas condiciones de detención resultaban muy riesgosas para su vida e integridad", puntualizó.

LEE MÁS "Gerardo Morales insultó a la CIDH por Milagro Sala"

Asimismo, destacó la actitud del Gobierno de dialogar con la comisión interamericana, pese a los agravios del gobernador de Jujuy, Gerardo Morales: "Valoramos mucho la disposición permanente del Estado y de sus autoridades de dialogar con la CIDH, y de seguir y aplicar sus resoluciones. Sí me preocupa que la Corte Suprema no haya cumplido lo ordenado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en relación al caso Fontevecchia y D Amico. No queremos una línea de conducta de no acatamiento". .