El jefe de Gabinete, Marcos Peña, reclamó este jueves a la CGT que "la política electoral no se cuele en la agenda de trabajo" con el Gobierno y planteó la necesidad de "diálogo" para destrabar conflictos a la vez que aprovechó para chicarnearlos.
"No dejemos que la política electoral se cuele en la agenda de trabajo", advirtió Peña, quien pidió "priorizar el diálogo" en la relación entre los gremios y el Gobierno, al ser consultado sobre la movilización convocada por la CGT para el 7 de marzo próximo.
Embed
Además, durante una conferencia de prensa que ofreció al término de una reunión de Gabinete ampliado, el funcionario advirtió que "la recesión de 2016 fue menor a la de 2014" y que entonces "muchos sindicatos no hablaron ni de movilización ni de medidas de fuerza".
Tras exigir "honestidad intelectual y compromiso con el crecimiento y la recuperación" de la economía, Peña chicaneó a los sindicalistas al sostener que "no siempre dicen lo mismo en público que en privado".
El funcionario insistió en que en el país se registra un "incipiente proceso de recuperación y de salida de la recesión, como lo ha planteado el ministro de Hacienda", Nicolás Dujovne.

En esta nota