En medio del paro que puso en marcha, la CGT manifestó su repudio a "la violencia de un grupo de provocadores" en la manifestación que se realizó frente al Congreso en rechazo a la reforma previsional.

"La violencia de los grupos radicalizados impiden que los trabajadores organizados, jubilados y ciudadanos, descontentos con el proyecto de ley en tratamiento, pudieran expresar libre y pacíficamente su oposición", lamentó la central obrera.

En un comunicado firmado por los miembros del triunvirato, la CGT agregó que "no participa ni comparte la violencia como forma de protesta y deslinda toda responsabilidad con los hechos de público conocimiento".