El presidente Mauricio Macri se dejó fotografiar con su par de Brasil Michel Temer, en la cumbre del Mercosur que se desarrolla en la provincia de Mendoza. La imagen cobra relevancia, debido a que hace menos de una semana en el país vecino se aprobó una reforma laboral que flexibiliza los convenios colectivos de trabajo, permite despidos y reduce salarios.

Macri le traspasó a Temer la presidencia pro tempore del Mercosur en un acto que se realizó como parte de la Cumbre que los mandatarios y representantes de los países miembros y asociados del bloque mantuvieron en Mendoza.

La CGT repudió mediante un comunicado la visita de Temer y rechazó también la reciente aprobación de la reforma laboral llevada a cabo en su país, la que consideró un "laboratorio para avanzar contra toda legislación laboral que conlleve beneficios y conceda derechos históricos a los trabajadores".

Embed

El gremio alertó además que Temer asumió la presidencia "por un golpe de Estado institucional" y alertó que la "reforma laboral asesta un mazazo al plexo laboral que protege a la fuerza del trabajo".

La CGT enumeró algunos de los problemas que causará la contrareforma laboral impulsada por Temer entre los que se destaca que la negociación será individual entre el patrono y el trabajador; que elimina la idea de jornada de trabajo, que impulsará despidos y que inutiliza el salario mínimo nacional y los pisos salariales por gremio.

En esta nota