Uno de los secretarios generales de la CGT, Héctor Daer, afirmó -tras la reunión con el Gobierno en el Ministerio de Trabajo- que "no hay ni una tregua ni una fecha de paro" y sostuvo que, en un plazo de 10 días, el Poder Ejecutivo "convocará a los empresarios y a partir de ahí tendremos respuestas a nuestros reclamos".

Embed

"Quedamos en diez días, el gobierno convoca a una reunión a sectores empresariales. A partir de ahí tendremos las respuestas", dijo Daer. Y agregó: "El Gobierno coincide en que tiene que atender la caída del salario, sobre todo desde los sectores más vulnerables".

Por su parte, el Gobierno se comprometió a analizar la concesión de un bono de fin de año para trabajadores, jubilados y beneficiarios de planes sociales, como así también la exención del pago del Impuesto a las Ganancias para el medio aguinaldo de diciembre.

Embed

Así quedó establecido en el acta que firmaron los funcionarios de la Casa Rosada y los directivos de la CGT tras reunirse durante dos horas en la cartera laboral, en un intento de frenar la realización del primer paro nacional de esa central obrera al gobierno de Mauricio Macri.

Funcionarios del Gobierno y los directivos de la CGT firmaron este jueves al mediodía un acta en torno a lo dialogado sobre los reclamos que planteó la central obrera para aumentar el poder adquisitivo de los trabajadores y los jubilados.


La reunión se realizó en la sede de la cartera laboral y estuvieron presentes, por parte de la Casa Rosada, los ministros de Hacienda, Alfonso Prat-Gay; de Trabajo, Jorge Triaca; y de Interior, Rogelio Frigerio; y el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana.

Por el lado de la central obrera, que llegó con la amenaza de un paro nacional, estuvieron los tres secretarios generales Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña; además de Pablo Moyano, Andrés Rodríguez y Omar Maturano, entre otros.


triunvirato de la cgt daer acuña y schmid.jpg

Las amenazas de la CGT fueron creciendo en los últimos días por el malestar creciente entre los gremios afectados por los despidos, la pérdida de poder adquisitivo y el impacto del Impuesto a las Ganancias.

De la oferta que haga el Gobierno en relación a esos pedidos está la posibilidad de que finalmente la medida de fuerza no se realice. En la conferencia de prensa que brindó ayer, el Presidente evitó dar alguna definición respecto de cómo compensar la pérdida de 10 puntos del poder adquisitivo que sufrieron jubilaciones y salarios, por el efecto de la inflación de 40 puntos interanual combinada a unas paritarias del 30 por ciento promedio. "Bajando la inflación", fue su corta respuesta.

En esta nota