La inflación acumulada para los primeros cuatro meses del año fue del 9,1%, pero el alza de la carne sólo en tres meses alcanzó ya el 10%. Con este dato, desde la Asociación de Propietarios de Carnicerías de la Capital Federal contradicen al Gobierno, que asegura que la suba de precios se desacelera.

El vicepresidente de la entidad de carniceros, Alberto Williams, consideró que “es un disparate” el nivel de incremento que sufre la carne, uno de los consumos más populares de los argentinos, en una entrevista concedida a Crónica. "Hoy un kilo de asado de ternera está costando $ 140 / $ 145 y lo mismo ocurre con la carne más grande. Eso no tiene justificación", afirmó.

LEER MÁS: Una familia necesitó de casi $ 24.000 para ser de clase media en abril

Consultado por las causas del fuerte incremento, aseguró que “son múltiples y ninguna es decisiva", y preguntó: "¿Quiere saber por qué sube la carne? Ésa es la pregunta del millón”.Para el comerciante, la carne acompaña la suba del resto de los productos y servicios de consumo masivo y no existe una sola explicación para ese comportamiento de los precios.

“La inflación no para y nadie sabe por qué. Suben las prepagas, el gas, la luz y a nosotros también nos suben los gastos mensuales y nos obligan a actualizar los precios”, arremetió.

En esta nota