El Club Defensores de Belgrano, que está situado al lado del edificio de la Ex ESMA, salió con una bandera a repudiar el 2x1 a los genocidas.

El Dragón, como se lo conoce, es históricamente un club ligado al compromiso con cuestiones políticas y la cercanía con el centro clandestino de detención, tortura y exterminio que funcionó en la ex Escuela de Mecánica de la Armada -hoy reconvertida en el Espacio Memoria y Derechos Humanos-.

Ayer, antes del partido contra Deportivo Riestra condenó la decisión del máximo tribunal con un mensaje contundente: "El único lugar para un genocida es la cárcel común. Defe no olvida".

Embed

En esta nota