El secretario de Seguridad de Lanús, Diego Kravetz, se refirió a la violenta detención por parte de la Policía local de un "prófugo por un homicidio" y que desencadenó en incidentes entre los vecinos del barrio 17 de Octubre (Villa Caraza) y los agentes a quienes acusaron de agredir a menores de edad.

Kravtez aseguró que "si hubo excesos" de parte de los miembros de la fuerza "serán sancionados". En diálogo con El Destape, por Radio 10, Kravetz insistió con que los hechos se produjeron en circunstancias en que la Policía intentaba detener a un hombre con pedido de captura por un homicidio quien se refugió en el comedor y una posterior resistencia a la detención.

"No puedo dar exactitud de los que pasó adentro porque no lo vi. Afuera la policía intentaba repeler la agresión con la menor fuerza posible. Todo pasó en una fracción de segundo. Delgado (el prófugo) se mete por una ventana y la policía entre atrás. Afuera se generó una resistencia. La policía trata de salir del lugar porque se generó una violencia inusitada", explicó el funcionario.

LEER MÁS: Las consultoras esperan una inflación 10 puntos mayor que la meta oficial

Kravetz aclaró que "a cada uno de los que intervino se le pidió un informe para evaluar si actuaron dentro de todos los protocolos. Si hubo una acción que haya sobrepasado la ley va a ser sancionada. Si hubo un exceso los primeros que vamos a sancionar somos nosotros", garantizó. Asimismo, el secretario de Seguridad dijo que "de ninguna manera" había 80 chicos en el lugar como se dijo y prometió ir al lugar.

El MTE y la CTEP apuntan a la Policía local

Según denunciaron integrantes de las organizaciones Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) y de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) un grupo policial "protagonizó una represión en el comedor Cartoneritos". El dirigente Juan Grabois advirtió: "Hubo una irrupción absolutamente incomprensible e ilegal en el comedor. Secuestraron a cuatro personas, dos de ellas menores, que no nos dicen dónde están. Fue la policía local".

Asimismo añadió que la represión policial incluyó golpes con bastones de goma, perdigones de balas de goma ygas pimienta, con lo cual varios chicos que concurren al comedor resultaron intoxicados.

No obstante, el secretario Kravetz negó que haya habido represión policial. "No fue un caso de represión policial a un comedor, lo que ocurrió fue una persecución policial a una persona con pedido de captura, y esta persona se refugió en este comedor".

Embed