El ministro de Gobierno y Justicia de Jujuy, Oscar Perassi, dijo este lunes que esa provincia va a "respetar los pactos y acuerdos nacionales e internacionales", luego de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) solicitara el viernes último al Estado argentino "medidas alternativas a la detención preventiva" de la dirigente social Milagro Sala.

"Vamos a respetar los pactos y acuerdos nacionales e internacionales", sostuvo Perassi y añadió que la situación de la líder de la agrupación Tupac Amaru la "deben resolver los jueces que llevan adelante los procesos y las investigaciones".

Las declaraciones del funcionario jujeño a radio Splendid esta mañana se dieron horas después de que el gobernador Gerardo Morales afirmara que las cautelares de la CIDH son "obligatorias".

Embed

"No comparto que la @CIDH otorgue el privilegio de prisión domiciliaria a corruptos aunque sus cautelares son obligatorias #MilagroSala. Redoblo mi lucha por la paz, contra la corrupción y la violencia. Necesitamos más jueces con coraje que hagan cumplir la Ley sin dilaciones", escribió anoche Morales en su cuenta en la red social Twitter.

Perassi indicó que el gobierno jujeño trasladará "en forma inmediata" al Poder Judicial de la provincia la solicitud de la CIDH, y acatará la medida que se resuelva en los tribunales.

"Esperaremos la decisión de los jueces e implementaremos lo que ellos ordenen", aseguró.

El viernes, el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, había declarado a Télam que ese mismo día trasladaría el oficio a la justicia de Jujuy "para que ellos puedan tomar nota, actuar en consecuencia y antes de que se cumpla el plazo establecido por la CIDH, de 15 días hábiles a partir de hoy, podamos tener una resolución favorable”.

Esta mañana, Perassi analizó que la cautelar de la CIDH "no se expresó sobre la prisión preventiva" y juzgó que "la avala en parte cuando dice que una de las alternativas es el arresto domiciliario" o "el control electrónico".

"Siguen siendo medidas restrictivas de la libertad, quizás un poco más holgadas, pero no hablan de no culpabilidad", agregó.

Embed

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) urgió al Estado argentino a dar pronta respuesta a la decisión del Grupo de Trabajo de Naciones Unidas que califica la detención preventiva de Milagro Sala como arbitraria llamando a su liberación inmediata, y solicitó "medidas alternativas a la detención preventiva" de la dirigente social Milagro Sala, "como el arresto domiciliario" o bien que "pueda enfrentar los procesos (judiciales) en libertad con medidas como la fiscalización electrónica".

Este pedido integra las "medidas inmediatas" contempladas en una cautelar otorgada por la CIDH en favor de Milagro Sala, cuyo alcance se conoció el viernes último y que habían solicitado ante ese organismo de la OEA el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Amnistía Internacional Argentina y la asociación de abogados del noroeste argentino Andhes.

En las numerosas causas penales promovidas en su contra, impulsadas en su mayoría por el gobierno de Jujuy y su fiscal de Estado, Mariano Miranda, Milagro Sala está acusada de fraude en el uso de fondos públicos destinados a viviendas sociales, extorsión y asociación ilícita, entre otros delitos, y detenida con prisión preventiva desde el 16 de enero de 2016 inicialmente por un acampe frente a la gobernación de Jujuy.