La policía local de Hurlingham está envuelta en una grave denuncia, que incluye muerte, amenazas y complicidades para embarrar la causa. El intendente del distrito, Juan Zabaleta, en la mira.

Todo comenzó con el crimen por gatillo fácil de Iago Avalos. Sucedió en la esquina de Cura Navarro y República de Siria, en Villa Tesei. El principal acusado es el Subcomisario José Pérez Buscarolo.

En una entrevista radial que publicó el portal La Izquierda Diario, la hermana de la víctima, Irina Avalos, denunció la grave complicidad de la policía a cargo de Zabaleta.

zabaleta.jpg

Avalos relató que la policía actuó a favor del policía detenido y, como agravante, el joven que acompañaba a Iago al momento de su asesinato, recibió amedrentamientos y amenazas.

Asimismo, detalló que José Perez Buscarolo se negó a llevar al joven baleado al Hospital Posadas: lo dejó desangrar.

Y luego mintió en sus declaraciones. Él afirmaba que ambos eran menores, pero el amigo tiene 19 años. Dijo que estaban armados, pero no hallaron ningún tipo de armas. También afirmó que disparó sólo dos balas al aire, cuando encontraron varios casquillos pero sólo dentro del auto del oficial. Luego declaró que sólo disparó a las ruedas. Pero el disparo al joven que se encontraba dentro del auto impacto de lleno en el tórax.

"Luego de que Nicolás, amigo y acompañante de Iago, quedara detenido, fue amenazado en la comisaria. En la misma se encargaron de humillarlo, como es habitual en los relatos de jóvenes de barrio que sufren detenciones. En este caso, la Policía se jactaba de lo que había hecho con su amigo y le decían que lo tenían que haber matado a él también, y que tenían ganas de golpearlo, además de atormentarlo psicológicamente poniéndole al frente de él la ropa de su amigo muerto", describe el portal sobre la causa.