Embed

Con una nueva plataforma política, un equipo de referentes de la ciudadanía porteña y una innovadora estrategia comunicacional, Itai Hagman, candidato a diputado por Ahora Buenos Aires en la interna de Unidad Porteña, analizó en diálogo con El Destape el particular escenario de las elecciones 2017, la participación de Cristina, la necesidad de obtener 100 mil votos en agosto y sus diferencias con el troskismo.

-El Destape: Daniel Filmus afirmó que no coinciden respecto a muchas miradas del pasado. ¿Qué piensa de la postulación de Cristina Kirchner?

-Itai Hagman: Un triunfo de Cristina en la Provincia seria muy duro para el neo liberalismo. Letal quizás. No solo porque en las elecciones se juegue este proyecto, sino porque venimos de un año donde tuvimos 9 o 10 grandes movilizaciones populares. El Gobierno no pudo avanzar como quería en su programa de ajuste y la mejor manera de consolidar esa capacidad de defenderse, es con un triunfo electoral contundente. Cristina es la que tiene la posibilidad de hacerlo. Por eso en la Provincia llamamos a votar la fórmula de Cristina-Taiana, a pesar de presentar candidatos en otras categorías y nos parece muy importante un triunfo de ella para obstaculizar los planes de los sectores dominantes en la Argentina. Así como el Gobierno quiere desarticular las organizaciones sociales y sindicales, para avanzar en una reforma laboral salvaje, también quiere reconstruir un sistema político que deje afuera a los sectores que considera no son fieles a sus intereses. Cristina es un obstáculo para ellos, y por eso es importante que ella obtenga el triunfo en la Provincia.

ED- ¿Cómo es que Ahora Buenos Aires terminó en un frente con el kirchnerismo?

IH- Nosotros decidimos conformar el Frente Unidad Porteña porque creemos que en estas elecciones lo más importante es evitar que se afiance el neo liberalismo en la Argentina. Eso supone unirnos con nuestra diversidad, nuestras diferencias, pero con el punto que tenemos en común, la defensa de los trabajadores. Ahora Buenos Aires le aporta al frente la diversidad y fuerza que necesita, junto con las otras dos listas, para ser la verdadera alternativa al neo liberalismo en la Ciudad de Buenos Aires.

ED- Existe un fuerte lobby mediático para deshacer las PASO ¿Qué opinión le merece?

IH- No hay que enamorarse de los sistemas electorales, tienen sus virtudes y sus defectos. Es una pena que las Primarias sean tan poco utilizadas porque existen, pero, en nuestro caso, lo interesante de las PASO es que no son utilizada para dirimir la interna de un espacio político, sino para unir espacios políticos distintos en pos un objetivo común. Cualquier lista que voten en agosto, esta sumando esos votos a un frente común contra el neo liberalismo.

ED- Si tuviera que marcar diferencias en candidatos entre Ahora Buenos Aires y sus competidores en la interna ¿qué destacaría?

IH- Ahora Buenos Aires está compuesta fundamentalmente por referentes de sectores de la ciudadanía. Si la gente se toma 15 minutos y googlea quienes son Elizabeth Gómez Alcorta, Leo Bilansky, Natalia Vinelli, Jonathan Thea, Vicki Freire, Jaqueline Flores, José María Di Bello, Alma Fernández, van a encontrar personas que vienen hace muchos años referenciando luchas del movimiento de mujeres, de la cultura, del trabajo, de la salud, que no están presentándose en una elección para ganar un cargo o para una carrera personal, sino una expresión genuina de la ciudadanía. Eso le aporta algo diferente dentro de Unidad Porteña.

ED- Myriam Bregman declaró a El Destape que "Itai Hagman abandonó la izquierda para irse con el peronismo" ¿Es efectivamente así?

IH- Respeto mucho a Myriam, pero nadie tiene el izquierdómetro como tampoco el peronómetro. Izquierda y derecha son metáforas que heredamos de la Revolución Francesa. Los primeros defendía al pueblo, los segundos a los privilegiados. Ser de izquierda es defender los intereses populares. En cada momento tiene su expresión. Por ejemplo, en el último balotaje para nosotros la forma más consecuente de ser de izquierda era tratar de evitar que gane Macri y votar a Scioli. Para otros era votar en blanco. Yo podría decir que los que votaron en blanco abandonaron la izquierda, porque no defendieron los intereses populares, pero sería una tontería de mi parte porque ¿quién soy yo para decirle al otro qué tiene que hacer?. Uno está en el lugar que se siente más útil para el pueblo. Es la Historia la que tiene la última palabra y que juzga a cada uno.

Embed

ED- Mucha gente no entiende cómo funcionan las PASO y ustedes hicieron un fuerte énfasis en el lanzamiento de Ahora Buenos de que necesitan lograr 100.000 votos para llegar a octubre ¿A qué se debe?

IH- La elección que define la composición del Congreso es la de octubre. Las PASO definen, de acuerdo a los votos que sacan las tres lista, cómo se compone la lista final. Necesitamos 100.000 votos para ser parte de esa lista en octubre. Que seamos parte, le va a dar más fuerza y le va a permitir a Unidad Porteña ser la alternativa al neo liberalismo en la Ciudad.

Recientemente lanzaron un spot de campaña inspirado en Game of Thrones, realizaron juegos on line sobre alquileres, intervenciones callejeras sobre el subtes ¿Qué buscan lograr con esta forma "creativa" de comunicarse con la gente?

IH- La comunicación política tiene un rol diferente en el siglo XXI que en el siglo XX, pero no en términos de marketing. Si fuera así, sería muy fácil: contratan al mejor publicista y ganaría las elecciones. La diferencia que hay con el siglo pasado es que la comunicación ya no se puede separar de la política. No es que uno tiene un propuesta y después ve como se la comunica a la gente. En la comunicación política también se elaboran. Nosotros tratamos de construir herramientas comunicacionales que nos permitan un diálogo, incorporando a la gente en la elaboración de nuestras propias propuestas.

ED- ¿Cómo evalúa el abordaje mediático de la actualidad argentina en la era macrista?

IH- Los medios de comunicación son un poder muy importante. Es algo interesante que se puso en discusión en la Argentina en los últimos años y hoy lo que vemos es una funcionalidad absoluta de determinados grupos con las políticas del Gobierno. Lo que sucedió con Jorge Lanata y el Polaquito es muy claro, no se puede descontextualizar de la intención de avanzar en políticas, como bajar la edad de imputabilidad. En ese contexto, que aparezca una nota demonizando y estigmatizando a un pibe de once años, para generar odio, resentimiento social y que un sector de la sociedad entienda que la manera de conseguir seguridad es metiendolo preso, tiene claramente una funcionalidad. No saben quien es, si cometió o no un delito, sin embargo lo quieren preso. Eso es lo que genera ese mal periodismo funcional. Hay que tomar nota de eso para no dejarnos influenciar por sectores que tienen interés en que cada uno piense de alguna determinada manera.