A través de un comunicado publicado en la agencia Amaq, afín a los yihadistas, el Estado Islámico se adjudicó el atentado que este lunes por la noche mató a 22 personas e hirió a otras 59 en Manchester, durante un recital de la cantante Ariana Grande.

La confirmación a través de la agencia ligada al EI ratifica un comunicado idéntico difundido minutos en la red social Telegram, en el que el grupo yihadista afirmó que el ataque fue una "venganza de la religión de Dios" y que tiene por objetivo "aterrorizar a los politeístas", en referencia a los cristianos.

La misiva, que luego replicó la agencia Amaq, también justificó el atentado suicida como una "respuesta a sus agresiones contra las casas de los musulmanes" en nombre del Estado Islámico, al asegurar que "esto es solo el principio".

Pese a que el gobierno británico confirmó la muerte de 22 personas, sin contar el atacante, el comunicado yihadista fijó en 30 los muertos y en 70 los heridos, y amenazó con que "lo que viene va a ser más fuerte, más intenso, contra los adoradores de la cruz y sus aliados".

Más temprano, el experto marroquí en movimientos yihadistas, Abdallah Rami, difundió un video en el que un hombre encapuchado reivindicaba el atentado de Manchester en nombre del Estado Islámico, aunque había dudas sobre su autenticidad.

En el vídeo, de solo 16 segundos, el hombre encapuchado, con la bandera negra del Estado Islámico detrás, se expresa en inglés y señala que "los leones del EI están empezando a atacar a todos los cruzados" (nombre que los yihadistas dan a los cristianos).

El mensaje termina con su autor mostrando un cartel escrito a mano donde dice "Manchester 22-05-2017", y seguido, en árabe, "Alahu Akbar" (Dios es grande).

"En nombre de Alah, el clemente y misericordioso, esto es solo el principio: los leones del Estado Islámico en Irak y Siria están comenzando sus ataques contra todos los cruzados. Alahu Akbar. Alahu Akbar", recita el encapuchado, señaló la agencia de noticias EFE.

Sin embargo, la autenticidad del vídeo aún no ha podido ser establecida con certeza y, por otro lado, los expertos señalan que se trata de un formato que el Estado Islámico no usa habitualmente para declarar la autoría de sus ataques.