El Estado Islámico se atribuyó el ataque en Las Vegas, en las que un francotirador de nacionalidad norteamericana disparó desde el piso 32 de un hotel y así asesinó a 50 personas e hirió a más de 200, según fuentes oficiales.

Pese a que el grupo terrorista se atribuyó el hecho, desde el gobierno de los Estados Unidos aun desconfían si esto realmente fue así o se trata solo de una maniobra para mostrar un mayor poderío de fuego que el real, en un país en donde abundan casos de tiradores solitarios que descargan su furia contra el resto de la población civil.

Según informó la agencia Télam, la milicia terrorista Estado Islámico (EI) reivindicó este lunes por medio de su órgano de propaganda Amaq la matanza perpetrada por un hombre armado durante un concierto de música en la ciudad estadounidense de Las Vegas.

La Policía identificó como el autor de los atentados a Stephen Paddock, un estadounidense de 64 años y habitante del estado de Nevada. Según la Policía, aunque todavía se desconoce el móvil de la matanza, no hay indicios de que se tratara de un acto terrorista.

En medio de un recital de música country, el francotirador disparó desde el piso 32 de un hotel y asesinó a al menos 50 personas, con más de 200 heridos. Fuentes gubernamentales calificaron el hecho como la tragedia más grande después del 11-S.