"Podemos pensar distinto" dice el locutor de la propaganda de Milka, marca de chocolates que, para colmo, durante el gobierno anterior logró expanderse al abrir una nueva fabrica en San Fernando que, incluso, inauguró Cristina Kirchner.

Embed

Según narra el comercial, "en Argentina por discusiones de política y futbol hay amigos y familias que se separan". "Porque podemos debatir, podemos pensar distinto y seguir manteniendonos unidos", argumenta el locutor, la empresa decidió "mandar un mensaje al mundo" eliminando las divisiones en su chocolate y producir una barra entera.

El comercial:
Embed