En una incomprensible maniobra judicial presentada por un abogado PRO, el juez Enrique Lavié Pico removió de su cargo de consejero de la magistratura al senador kirchnerista Ruperto Godoy por no tener título de abogado.

El pedido se hizo por parte del abogado Alejandro Fargosi, ex miembro del Consejo de la Magistratura y que supo tener buenos vínculos con el partido que conduce Mauricio Macri.

Lavié Pico hizo lugar a un pedido de inconstitucionalidad realizado por Fargosi, sobre un artículo de la Ley que quitó la obligatoriedad de ser abogado para integrar el Consejo. De esta forma, hizo cesar en su cargo a Godoy, actual senador del FpV por la provincia de San Juan, quien era uno de los representantes del Congreso en el órgano encargado del nombramiento y desplazamiento de los jueces.

Curiosamente, la Constitución no obliga a tener el título de abogado para los diputados y senadores, pero ahora imponen ese criterio para quienes, como parte de alguna de las dos cámaras, quieran representar al Congreso en el organismo.

Al comenzar el Gobierno de Mauricio Macri, el Gobierno hizo una maniobra para desplazar a un miembro de La Cámpora, el diputado Marcos Cleri, y pusiera a Pablo Tonelli en su lugar, pese a que ese espacio correspondía a un miembro de la primera minoría parlamentaria.

Este cambio llega justo cuando el Gobierno quiere impulsar la remoción de algunos jueces, como el camarista Eduardo Freiler, y tras unos polémicos movimientos como el traslado del juez de Tres de Febrero, Juan Manuel Culotta al juzgado con competencia electoral de La Plata, y el del ex ministro de Justicia bonaerense, Carlos Mahiques, a la Cámara de Casación Penal Federal, ambos sin pasar por concurso. El primero de ellos fue frenado por la Justicia.