El presidente Mauricio Macri tomó una insólita decisión en medio de un acto oficial en la localidad bonaerense de Azul.

El jefe de Estado resolvió terminar un acto porque le dolía la rodilla por jugar al fútbol. Macri se quejó de su estado físico por la actividad deportiva y terminó el acto a los minutos.

Embed

Tras tocarse la rodilla y la espalda, el mandatario afirmó: "Miren los goles de tiro libre que estoy metiendo", afirmó sobre los videos que circulan sobre los partidos que juega.

En el acto, que compartió junto a María Eugenia Vidal, Guillermo Montenegro y Héctor "Toty" Flores, entre otros, Macri afirmó: “Acá la ley es igual para todos. Se lo he dicho a todos mis amigos y afectos: señores, ningún privilegio van a tener porque yo sea presidente, van a tener las mismas reglas que todos los demás".

En esta nota