El denominado Tercer Puente de Neuquén que unirá la ciudad de Cipolleti en Rio negro y Neuquén fue inaugurado por el presidente Mauricio Macri hace una semana entre bombos y platillos. Con la presencia de las autoridades provinciales y municipales celebraron que la obra mejoraría la conectividad entre las dos provincias y llevaría un poco de alivio para los automovilistas y camioneros, pero la obra todavía no está terminada.

La realidad es que las vinculaciones y accesos a las ciudades no estarán terminadas al menos hasta marzo de 2018.

LEÉ MÁS: Macri posó con una cartera en un acto de Cambiemos en Cipoletti

Según precisó el portal lmneuquen.com, se trata de una obra complementaria y fuera de presupuesto que la UTE CN Sapag y Luciano SA están construyendo: dos nudos viales, llamados rulos u hoja de trébol, en el Cañadón de las Cabras.

Esos trabajos aún están en marcha y se agregaron -sin licitación previa- hace un mes al presupuesto de 475 millones que costó toda la obra de vinculaciones, con los números actualizados por la inflación.

Embed

Hasta que no estén estos dos rulos terminados, cruzar el tercer puente desde Cipolletti e ingresar a Neuquén capital no será fácil, al menos en cuanto a tiempo, según admitió el director de Vialidad Provincial, Luis Lazcano.

“Hace un mes que empezaron estas dos obras, por una gestión que hizo el gobernador (Omar Gutiérez), Nicola (Ministro de Energía de la provincia y candidato a concejal) y yo”, indicó.

En tanto, en los últimos días se hizo viral un video de un vecino de Neuquén que se filmó yendo con su auto por la ruta 151 y cuando quiso tomar la rotonda para acceder al puente, se encontró con varios camiones obstruyendo la entrada y con un cartel de “desvio”.

Embed

No obstante, hasta que la obra no esté terminada en su totalidad, hay dos maniobras que no se podrán hacer en estos cinco meses: ir desde Cipolletti hasta Neuquén por arriba del puente aéreo en el Cañadón de las Cabras y circular desde Neuquén hasta Senillosa utilizando el mismo puente aéreo.