El Gobierno tomó una sorpresiva medida: autorizó la importación de carne vacuna de Brasil a la Argentina, pese a que el país es uno de los principales productores de carne del mundo, con una calidad reconocida y cuya producción local abastece con creces al mercado interno.

Se trata de un nuevo modelo sanitario que permitirá un mayor ingreso de carne deshuesada a la Argentina por parte del país vecino y principal socio comercial en el Mercosur.

Según detalló la agencia Noticias Argentinas, la determinación fue conocida mediante una resolución del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), en la cual sostuvo: "Se encuentra operativo para la importación de carne bovina fresca deshuesada a la República Argentina".

La habilitación a Brasil para importar carne a la Argentina se dio luego de que el mes pasado Estados Unidos anunciara que volverá a exportar carne de cerdo al país, un mercado cerrado hace 25 años. El acuerdo comercial se conoció luego de que el vicepresidente Mike Pence visitara Buenos Aires.

En ese escenario, los productores porcinos locales salieron con los tapones de punta contra la decisión de la administración de Mauricio Macri y pidieron realizar una revisión, al advertir que "no sólo golpearía a la cadena por competencia, sino que también podría afectar los estándares de producción nacional".

LEE MÁS "Por los altos precios, Argentina importará carne desde Uruguay"

A principios de su gobierno, Macri autorizó la importación de carne vacuna desde Uruguay, por los altos precios a los que se disparó ese alimento tras la brusca devaluación que llevó el dólar oficial (el que se utiliza para las operaciones de comercio exterior) de 9,8 a 14 pesos.