Tener hambre cuesta cada vez más caro. Un informe especial de Economía Política mostró cuánto sale cada una de las cuatro comidas básicas. A pesar de tratarse de productos de primera necedad, la caída en el consumo de los mismos en algunos casos es notoria.

Según el relevamiento que hizo el periodista Darío Gannio, un desayuno en casa para cuatro personas puede costar hasta $194,44, preparar un asado con bebida para toda la familia llega a 1.053,4 pesos, una merienda 158 pesos más otros 627 pesos una cena "tranquila". En total, un buen domingo puede costar 2.032,84 pesos. Según esta estimación, el incremento de estas comidas desde diciembre 2015 fue del 73%.

Esta suba en los precios tiene su correlato en la caída del consumo. El último año, el consumo de leche por habitante cayó de 44 a 40 litros anuales por habitante.

El precio del hambre