En la última década, algunos productos de la canasta básica se multiplicaron hasta por 20. Así surge de un breve relevamiento realizado por El Destape, a partir de un ticket de supermercado de 2008 que acercó un lector del portal y la comparación con los precios vigentes en el mismo comercio.

En el supermercado Carrefour de Vicente López, en agosto de 2008, el kilo de asado costaba 4,69 pesos y el kilo de tomates comunes, 2,99. Hoy, el corte de carne araña los 100 pesos, mientras que el tomate se encuentra en casi 40 pesos. Con una salvedad: agosto es el mes en el que el precio del tomate llega a su pico por la temporada -hay escasez-, por lo que aquel valor es el más alto que había alcanzado en dicho año.

El aumento del precio de yerba es también galopante. Un paquete de 500 gramos, marca Taragüí, costaba en 2008 2,89 pesos. Hoy, el mismo producto vale 43 pesos.

En el ticket que acercó nuestro lector también figura la compra de harina de maíz (conocida como polenta). Se le consultó también qué marca había comprado y señaló que era la del supermercado, o sea, Carrefour. En 2008 costaba apenas 0,85 centavos, y esta semana figura 11,97 pesos.

Según el INDEC, la remuneración neta (de bolsillo) promedio para los trabajadores registrados del sector privado era de $2.286,4 para el tercer trimestre de 2008, cuando se tomaron esos precios. En cambio, el salario neto promedio del último trimestre de 2016 fue de $21.047,6; y $17.741,8 si se promedia todo el año pasado. Esto da como resultado un incremento del 820% del salario en el primer caso y 675% en el segundo, muy por debajo de los aumentos de los alimentos.

Embed

En el primer año de Macri como presidente, el salario registrado aumentó en promedio un 33,64%, casi 7 puntos por debajo de la inflación medida por la Ciudad, el Congreso y la CGT, que calcularon un 40%.

Si se lo compara con el salario mínimo, vital y móvil, el mismo era de 1.200 pesos en agosto de 2008, mientras que ahora es de 8.060 pesos, un 5.716% más. En este caso, por encima del incremento. El SMNV también tuvo un incremento nominal del 33% en el primer año de Macri, por lo que se tradujo en una pérdida real de poder adquisitivo.

Embed