Trabajadores despedidos de la multinacional alimenticia PepsiCo levantaron este miércoles a las 10.10 el bloqueo de tránsito total que realizaron frente al Obelisco, en reclamo de la reapertura de la fábrica del partido bonaerense de Vicente López para su posterior reincorporación, y comenzaron a marchar hacia el Congreso de la Nación.

Durante esa movilización se produjeron incidentes con la Infantería, que reprimió con palos a los manifestantes e impidió que los despedidos lleguen hasta el Parlamento, en la intersección de las avenidas Callao y Rivadavia.

Además, los uniformados arrojaron gas pimienta, mientras los operarios despedidos intentaban pasar a la fuerza por el cordón que habían formado los policías, lo que generó conflictos entre las dos partes.

"No nos dejan pasar, nosotros queríamos llegar al Congreso, a hacer ver nuestro reclamo y no nos dejaron pasar, nos están reprimiendo. Nos van a golpear a nosotros también", advirtió Myriam Bregman, referente del PTS, uno de los partidos de izquierda que acompaña el reclamo.

Tras los incidentes, los efectivos se replegaron y los trabajadores y militantes de izquierda que los acompañan pudieron avanzar hasta el Palacio Legislativo.

Embed

Los manifestantes, desde las 8.10, obstruyeron la circulación vehicular con el apoyo de comisiones gremiales internas y agrupaciones políticas de izquierda, como el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), Partido Obrero (PO), el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) y el Nuevo Más.

El operario cesanteado Leandro Gómez dijo a DyN que, a las 8.45, "el jefe del operativo policial ordenó desalojar en 15 minutos" los carriles del Metrobus, pero "no mostró" una disposición judicial "que lo respaldara".

En esta nota