Algunos familiares de los 44 tripulantes del ARA San Juan denuncian que buscan enviarlos devuelta a sus hogares y que los hoteles quieren las habitaciones despejadas porque tienen reservas veraniegas a partir de mediados de diciembre.

"Acá me quedo y de acá no me voy hasta que me traigan a mi hijo", avisó una integrante del grupo a La Nación, ante la oferta que le hicieron para pagarle los tickets de vuelta, y exigió que los pasajes sean abiertos para regresar a casa cuando ella lo decida.

También la madre de un suboficial deslizó que le comentaron que tanto el hotel Antártida como el Tierra del Fuego pretenden que los familiares abandonen las habitaciones antes del 15 de diciembre, cuando comienzan las reservas que tenían otros miembros de las Fuerzas Armadas para sus vacaciones.

"Si es necesario dormiré en la puerta de la Base Naval", afirmó una familiar.

Además, denunciaron que los jefes navales le hicieron "recomendaciones" para que no hagan declaraciones a los medios o sean más cuidadosos.

En esta nota