Chubut viene sufriendo fuertes nevadas, lo que obliga a un intendente del interior provincial a hacerle un pedido que por básico no deja de sorprender: le reclamó a los propietarios de las estancias que no abandonen a sus peones en lugares ahora incomunicados por las inclemencias climáticas.

El jefe comunal que hizo el pedido fue Mario Pichiñán, de Paso de los Indios, a 360 kilómetros de Rawson. "Asistan a sus trabajadores rurales dada la situación de emergencia producto del temporal de nieve y los fríos extremos que se están soportando en esta región", fue el pedido de clemencia que le hizo a los estancieros.

Según precisó la agencia Télam, hay al menos 12 pobladores rurales que quedaron incomunicados y fuera de la asistencia del municipio ya que varios caminos rurales quedaron bloqueados por la nieve. El intendente se mostró "indignado" y contó el caso de un hombre de 76 años a quien tuvieron que asistir porque "no tenía nada, ni garrafa, ni leña" en un paraje ubicado a 50 kilómetros del pueblo.

Embed

Otro caso que mencionó fue el de Emiliano Colihuinca, un adulto mayor "que vive lejos del pueblo y se vino a caballo para a buscar víveres y se volvió, no sabemos en qué condiciones, porque la verdad es que la situación está muy complicada y a todos estaremos visitando ni bien se den las condiciones y se pueda".

Pichiñan advirtió que los propios peones se resisten a dejar el casco de estancia "lo que comprendo, porque es su medio de vida, pero a veces medio a la fuerza los tenemos que sacar porque no podemos permitir que los abuelos, sobre todo si están con algún problema de salud, permanezcan en condiciones de aislamiento".