El ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, apoyó este martes la denominada "fuga de cerebros" al afirmar que hay un problema de "rebalse" ya que los científicos "no se van del país", al tiempo que pidió que "se vayan" ya que es "tremendamente nocivo" que se queden en su territorio.


"Es un problema inverso, de rebalse, porque los investigadores no se van. Como hemos creado condiciones adecuadas, ya tienen 30 años, familia, y dicen: "¿Ahora me tengo que ir?", "Si tengo todo acá", ´tengo laboratorio, sigo trabajando´. Eso es tremendamente nocivo", explicó Barañao en la comisión de Ciencia y Tecnología de la Cámara de Diputados.

Embed

Después de casi 10 años en que regresaron al país aproximadamente 1200 científicos, Barañao salió a explicar que "no se renuevan las líneas de cooperación" y que "está bajando la cooperación internacional" lo cual "se refleja en la calidad de las publicaciones", y por eso pidió "fomentar que la gente se vaya".

Las declaraciones del ministro surgen en medio de una alerta en el sector ante el recorte de más de 30% en el proyecto de presupuesto destinado al Ministerio para el año que viene, que significa una caída de la partida presupuestaria de 1000 millones de pesos en términos absolutos. Justamente eso tuvo que explicar Barañao.