Militantes de organizaciones políticas y sindicales del kirchnerismo se concentraron hoy en la Plaza de Mayo para manifestar su rechazo a la decisión del juez Claudio Bonadio de ordenar la detención de la ex presidenta Cristina Kirchner y funcionarios de su gestión.

Con cánticos contra Bonadio y el Gobierno, se movilizaron a la las puertas de la Casa Rosada a partir de las 19:00 militantes con banderas de Unidos y Organizados, Unidad Ciudadana, La Cámpora, Movimiento Evita, Kolina, Frente Milagro Sala, Patria Grande, CTEP, CTA de los Trabajadores y ATE Capital, entre otras.

También se pudo ver a algunos dirigentes de este espacio, como los diputados electos Agustín Rossi y Fernando Espinoza y el excanciller Jorge Taiana, quienes fueron muy requeridos por los militantes para sacarse fotos. Además, hubo presencia de partidos de izquierda como el MST y el PTS y asistieron dirigentes del FIT (Frente de Izquierda), como Myriam Bergman, y del Nuevo Mas, como Manuela Castañeira, quienes cuestionaron duramente la decisión de Bonadio de avanzar con detenciones preventivas de dirigentes políticos.

Asimismo, estuvo presente el Partido Solidario, con su referente Carlos Heller a la cabeza, quien expresó su rechazo a la detención de ex funcionarios nacionales y al pedido de desafuero de Kirchner. "No se trata de un juez solitario en pleno ejercicio de la arbitrariedad y el revanchismo. Es mucho más que eso. Es un nuevo eslabón de la cadena de operaciones que busca 'criminalizar' a la oposición, ilegalizarla y esterilizar su rol de equilibrio de poder dentro de la República", expresó.

La movilización se realizó en coincidencia con la Marcha de la Resistencia que una vez al año realizan y durante 24 horas las Madres de Plaza de Mayo en torno a la Pirámide de Mayo, la cual esta vez tuvo como lema: "La falta de trabajo es un crimen que alguien debe pagar".

"Bonadio la c... de tu madre, Cristina es del pueblo y no la toca nadie", fue la canción que más fuerte se entonó durante la marcha, además de otras habituales del kirchnerismo como "Vamos a volver" y "Si la tocan a Cristina que quilombo se va a armar".

En paralelo, hubo un fuerte operativo policial que dispuso, como es habitual en cada marcha hacia ese lugar, el cierre total de las vallas ubicados en el medio de la plaza. También se montó un vallado de prevención para proteger la Catedral de Buenos Aires, aunque finalmente no se registraron incidentes en la movilización, que comenzó lentamente a desconcetrarse a partir de las 21.