Un sicario intentó asesinar a una dirigente social en la semana en que el Gobierno infiltró agentes en la marcha por Santiago Maldonado para poder reprimir la protesta. Desde la familia y la agrupación apuntan a los servicios de inteligencia.

Un hombre sobre una moto le disparó a Julia Rosales, integrante de la Corriente Clasista Combativa (CCC) y del Partido Comunista Revolucionario. Tres de los tiros dieron en su cuerpo, pero logró que no den en órganos vitales, por lo que está fuera de peligro.

Perfil reveló que fue el lunes 28 de agosto por la tarde, cuando estaba por llegar a su domicilio, en Villa Martelli, Vicente López.

Al mirar por el espejo retrovisor de su auto, antes de abrir la puerta, vio un hombre en una moto con un arma. Se cubrió con el brazo y se agachó, lo que le salvó la vida, ya que recibió dos balazos en su brazo y otro en el pecho. Luego de descargar múltiples municiones, el sicario se dio a la fuga.

LEER MÁS: Maldonado: sorpresiva crítica de Sanz sacude la interna macrista

“No ocurre algo así desde 1983”, le comentó César García, hijo de Rosales, al semanario. En la CCC sostienen que el intento de asesinato se dio en el marco de una escalada represiva y apuntan a una operación de servicios.

Embed

En esta nota