A cuatro días del paro general de la CGT, su coordinador nacional de la Secretaría del Interior explicó que la masividad se debió a que “la gente está con bronca”. Horacio Otero esgrimió que “no hubo forma de negar la contundencia del paro general”.

En diálogo con El Destape, el miembro de la Confederación General del Trabajo contó que el 6 de abril unos pocos trabajadores asistieron a sus puestos “porque nadie va a ir contra el derecho a trabajar, no fue un paro coercitivo”.

Ante esto, advirtió que “fue un paro de reacción. La gente está con bronca: pierde el empleo, pierde dinero, no tiene posibilidad de ahorrar, están de vuelta ahorcados”. Tanto los empleados como los jubilados perdieron poder adquisitivo y muchas empresas y comercios también están afectadas. “Estas son cosas que muestran que inevitablemente hay políticas que no están funcionando”, apuntó Otero.

LEER MÁS: La vergonzosa tapa de Clarín defendiendo la represión

Ante la cobertura mediática, analizó que “no hubo forma de negar la contundencia del paro general”. “Hubo casos muy puntuales, como con algunas estaciones de servicios que sí trabajaron. Esta fue una reacción empresarial que no afectaron al paro. Fue anecdótico. No afectó el desarrollo del paro”, explicó.

Sin embargo, contó que “los datos fueron tan contundentes que no había forma de esconder la realidad, incluso en los diarios del interior y los grandes medios nacionales”.

En esta nota