Embed

Evolución Ciudadana está ante un desafío mayúsculo: mantenerse como el principal rival del oficialismo, que ahora sumó a la Coalición Cívica, mientras la UCR mantiene su alianza con el gobierno de Macri a nivel nacional.

Leandro Halperín es uno de sus candidatos a legislador porteño. Quinto en la lista, el experto en seguridad cuestiona la política social del macrismo y, si bien le reconoce el traspado de la Policía Federal, advierte que convertir a esa fuerza en democrática llevará tiempo.

-El Destape: ¿Cómo se posiciona Evolución Ciudadana de cara a estas elecciones? ¿Cómo será la disputa con Vamos Juntos?

-Leandro Halperín: Mantenemos un proceso en crecimiento, en donde le planteamos a los vecinos las propuestas para mejorar. Esta gestión, como otras, han hecho cosas buenas y eso debe ser continuado; y quienes somos oposición tenemos la obligación de reconocerlo. También hay cosas que pueden ser mejoradas y hacemos propuestas y hay cosas que están mal, muchas inequidades, muchas desigualdades.

-¿Qué es lo que más los diferencia del PRO y CC?

-Las prioridades. Creemos que tenemos una Ciudad muy desigual, se da centralmente en el Norte y el Sur. Los ciudadanos de (la avenida) Rivadavia al Riachuelo tienen hasta 5 años menos de escolarización. Hay tasas de mortalidad infantil que en el Sur se cuadruplican, los homicidios se quintuplican. Uno dice que son datos, (pero) estamos hablando de personas. Las prioridades deberían estar en reducir la brecha de la desigualdad.

-¿Cómo ves el vinculo del gobierno del PRO con los sectores populares?

-No negamos que se hayan invertido recursos en el Sur. Consideramos que eso es ineficiente, no dio el resultado que se pretende. En la Ciudad las encuestas PISA dicen que Buenos Aires es la más desigual de América Latina en rendimiento educativo. La CABA es la Ciudad más rica del país, sin embargo los vecinos no viven como los más ricos del país. La plata está en el norte ¿Era necesario el nuevo Centro de Exposiciones de Recoleta? ¿O se necesitaba una escuela en Lugano, entre el barrio INTA y el Mugica?

-¿Cómo impactaron las políticas del Gobierno nacional de Macri en la ciudad de Buenos Aires?

-El Gobierno nacional ha cumplido con una promesa: el traspaso de la Policía Federal y lo ha hecho con presupuesto. Han producido algunas inversiones en el transporte que impactan positivamente. Han hecho algunas cosas positivas, como la universalización de la AUH o la reparación histórica. Precisamos, y es nuestra expectativa, de esta etapa de la Historia hacer acuerdos sólidos sobre temas básicos, entre oficialismos y oposiciones.

Embed

-Se dio el traspaso de la PFA a la órbita porteña y hubo algunos casos de abusos de autoridad ¿Cómo ves el manejo de las fuerzas de seguridad por parte del GCBA?

-Veo como positivo que la Ciudad tenga su Policía. Ahí los porteños hemos dado un salto cualitativo, la Ciudad tiene una ley de Seguridad Pública con amplio consenso. Esta Policía tiene una formación que viene de décadas y no ha sido tocada en su columna vertebral. El cambio profundo que nuestra sociedad precisa va a llevar generaciones producirlo. Lo que no puede pasar es que ese cambio sea con impunidad.

-¿Crees que el Gobierno porteño está abocado en ese cambio cultural o quizás apaña ciertas practicas?

-No tiene que ser una tarea del Gobierno. En la ley se crea una Oficina de Control y Transparencia donde por ley tiene ser un civil el que la conduzca. Vamos a seguir encontrándonos con situaciones de policías que hacen cosas que la ley no autoriza. El Estado no puede ser delincuente aun cuando crea que tiene un objetivo justo. El cambio fundamental no es sancionar o no a un policía, eso va a darse solo, sino que el Estado entienda que la seguridad es más compleja que tener un policía más en la puerta de la casa. Es aceptar que la inseguridad tiene causas complejas que tienen que ver con la desigualdad.