La ex fiscal Viviana Fein, quien tuvo a su cargo la investigación de la muerte de Alberto Nisman, volvió a defender este jueves su actuación en la causa e insistió con que no tuvo "ninguna prueba categórica y cierta de que fuera un acto homicida".

"No teníamos ninguna prueba categórica y cierta de que fuera un acto homicida. Estaba siempre a la espera de resultados que nunca llegaron, como el informe de los Estados Unidos con respecto a los mails" del ex titular de la UFI-AMI, afirmó.

En declaraciones a radio Mitre, la ex funcionaria del Ministerio Público agregó que "quería tener las pruebas necesarias para sustentar" un fallo, y reiteró que "las tres posibilidades eran que se había suicidado, que lo habían inducido o instigado al suicidio o que se hubiera matado".

La ex funcionaria subrayó que "la causa Nisman se mediatizó" y advirtió que desde distintos sectores "hablaron de pruebas que no existen".

"Hablemos con objetividad, yo me manejé con un ordenamiento procesal", advirtió Fein quien volvió a defender su actuación en el marco de la investigación por la muerte del fiscal. Además, reiteró que durante su tarea no sintió "ninguna presión" pero volvió a mostrarse "agraviada" por los cuestionamientos que recibió.

"(Diego) Lagomarsino fue imputado por mí por la facilitación del arma. El impedimento de salir del país lo pedí yo", subrayó.

En esta nota