Habían hablado todos pero faltaba una figurita importante en la trama del escándalo por el dinero que el año pasado le sustrajeron a la hoy vicepresidenta Gabriela Michetti, justo el día del balotaje. Finalmente, Juan Tonelli decidió referirse al polémico robo, luego de que El Destape revelara irregularidades en el origen de esos fondos así como contradicciones en las declaraciones ante la Justicia y ante los medios que hizo la segunda de Macri.

El novio de Michetti, en diálogo con la revista Noticias, intentó despejar las dudas sobre el origen de los fondos y defendió a la vicepresidenta, aunque admitió que deberían haber bancarizado el dinero robado, los 245.000 pesos y 50.000 dólares.

"Es el mundo real. Estamos hablando de 180.000 pesos no bancarizados, pero tenés a los donantes identificados y la actividad hecha. Fue una cena gigantesca a la que fue el círculo rojo del país y lo que gastaron se puede seguir en la actividad de la fundación. ¿Que no estén bancarizadas 180 lucas es correcto? No, pero el mundo real funciona así, nadie vive todo el día con la tarjeta. Está bien, ahora aprendiste, pero con el diario del lunes todos ganamos la carrera del domingo", dijo Tonelli.

Y admitió que el dinero debería haber sido bancarizado, algo que no se hizo y que despertó las sospechas de la Justicia. "Fue un moco que nos mandamos y está asumido. Está mal", contestó.

Sobre los 50.000 dólares que supuestamente él le prestó a Michetti para pagar una maestría del hijo de ella, sólo dijo que la vicepresidenta "vive al día" y que, por eso, él "la ayuda con "varias cosas". "Es ridículo, es mi mujer, no voy a hacer una transferencia", respondió cuando fue consultado sobre por qué ese préstamos en dólares no fue bancarizado, aunque lo exige la AFIP.

"No podías transferir billetes de dólares reales el año pasado, pero no lo hice por eso sino porque lo tenía en una caja de seguridad, producto de la venta de mi casa de casado. Lo tengo documentado, con cinco declaraciones juradas", aseguró.

Esta semana, el juez Ariel Lijo citó a declarar como testigos a 22 personas que, según había informado a la Justicia la vicepresidenta, aportaron el dinero a la fundación SUMA. En la lista aparecen muchos funcionarios nacionales, como el senador Federico Pinedo, el ministro de Modernización, Andrés Ibarra; el responsable de Medios Públicos, Hernán Lombardi; el secretario de Obras Públicas, Daniel Chaín; la subsecretaria de Obra Pública Federal, Marina Klemensiewicz, y el embajador en Uruguay, Guillermo Montenegro.