El joven militante del PRO, Álvaro Zicarelli, empleado de la Fundación SUMA y que había sido designado por Gabriela Michetti en el Senado este año con un jugoso contrato que alcanza los $37.940 mensuales, rompió el silencio este viernes. Tras ser despedido de todos sus cargos por la vicepresidenta dio dos reportajes, en los que opinó muy distinto.

En uno, se disculpó y hasta repudió el video donde aparece insultando y disparando agravios durante una protesta contra la ex presidenta Cristina Kirchner. No obstante, en otra entrevista, se mostró absolutamente contrario. Culpó a los medios al hablar de una situación "bizarra" para "enchastrar a Gabriela" y hasta minimizó el contenido de la grabación.

En declaraciones a Radio Zonica, el militante de Michetti se mostró apenado y avergonzado luego del polémico video que reveló esta semana El Destape, donde se ve a un Zicarelli fuera de sí, disparando un insulto tras otro contra Cristina, en el marco de un cacerolazo en 2012.

Embed

"Es una situación muy dolorosa para mí, no soy una persona mediática. Me resulta muy difícil hallarme en esta situación", comenzó diciendo el joven sociólogo, hoy sin trabajo, para luego continuar: "Quiero dejar en claro que después de 4 años se difundió ese video, reprobable, indefendible, injustificable".

LEÉ MÁS: De Lanata a Laura Alonso: el polémico book de fotos del "ñoqui de Michetti"

Según asegura, desde el 2012 en adelante "he sabido arrepentirme y modificar esa actitud", respecto a la ira, bronca y crispación que mostró en esa grabación. Y pidió perdón: "No sólo le pido disculpas a la entonces presidenta sino a toda mujer que se haya sentido afectada por esos insultos".

Zicarelli puso especial énfasis en remarcar que hace cuatro años él no era "funcionario ni militante del PRO ni de ninguno de la oposición, y mucho menos organizador de esas marchas". A lo sumo, añadió, "pude haberla difundido".

El ñoqui de Michetti

Además, sostuvo que "la vicepresidenta de la Nación siempre que me invitó a participar lo ha hecho por mi expertise y conocimiento, que cumplí al pie de la letra". Hacia el final del audio de WhattApp que el joven le envió a Maximiliano Lequi, conductor del programa El Arranque, afirma, a diferencia de lo comunicado ayer por la propia Gabriela Michetti, que fue él quien dimitió al cargo y no que fue la vicepresidente quien lo desplazó.

"He presentado mi renuncia al cargo y me presenté ante la Justicia para demostrar mi honra", aseguró Zicarelli tras el escándalo por sus insultos.

No obstante, un Zicarelli absolutamente distinto es el que aparece en un reportaje al portal Infobae. Dijo que le tocó vivir una situación "bizarra" que busca "enchastrar a Gabriela" y contó que su madre terminó descompensada en una guardia médica por el escarnio que vivió tras la difusión del video, donde se lo escucha decir, entre otras barbaridades, que CFK es una "guanaca", "víbora" y "tarada".

"No me lo puedo explicar. Nunca en mi vida vi una cosa de tan baja estofa. Si hubiera aparecido un video en el que aparezco cobrando una coima, lo entendería, ¿pero esto?", lanzó Zicarelli minimizando sus dichos en esa escandalosa filmación.

Y retrucó: "¿Sabés que va a pasar? Cuando se demuestre que mi trabajo era correcto no va a tener el mismo impacto que tuvo esto. Hoy me transformé en la Juana de Arco del antikirchnerismo".


En esta nota