El jefe de Gabinete, Marcos Peña, anunció este miércoles que los empresarios y los gremios acordaron un bono base de 2.000 pesos para fin de año en el sector privado. La primera reunión del "Diálogo para la Producción y el Trabajo" que se realizó en la Casa de Gobierno finalizó poco antes de las 14 luego de más de tres horas de deliberaciones.

El funcionario explicó que también se acordó "institucionalizar el diálogo" entre empresarios, gremios y gobierno, que se repetirá en la primera quincena de noviembre y diciembre. De la conferencia de prensa participaron además el ministro de Trabajo Jorge Triaca, de Hacienda, Alfonso Prat Gat, y secretario de Coordinación Interministerial, Mario Quintana.


Por su parte, Triaca evitó indicar si la base de un bono de 2 mil pesos también regirá para los trabajadores estatales y señaló que el Ministerio de Modernización "está haciendo las evaluaciones" para establecer "en los próximos días" qué remuneración puede otorgar para fin de año.

"No queremos imponerle a ninguna jurisdicción estos condiciamientos", señaló el ministro tras lo cual resaltó que "en el caso del nacional el Ministerio de Modernización esta haciendo los estudios correspondientes" y lo decidirá "en los próximos días".

La cumbre tripartita comenzó a las 10 en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada, para abordar el posible pago de un bono de fin de año, que compense la pérdida de poder adquisitivo por parte de los trabajadores.

Por el Gobierno estuvieron presentes el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca; por el sector empresarial, representantes de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), de la Unión Industrial (UIA) y de la Sociedad Rural Argentina (SRA); y por la CGT, Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Pablo Moyano, entre otros.

El secretario general adjunto del gremio de Camioneros, Pablo Moyano, finalmente no asistió a la reunión. Si bien en principio había trascendido que el hijo de Hugo Moyano -quien la semana pasada tachó de "bonito" y "migaja" la propuesta del Ejecutivo para destrabar un paro- estaba participando del encuentro, luego se aclaró que no concurrió.

Según informó este miércoles el diario Ámbito Financiero, el Gobierno había decidido avalar un bono universal para trabajadores del sector privado con un piso estimativo de $2.000, como planteaba la CGT, a cambio de impedir la reapertura de las negociaciones salariales de este año y, sobre todo, limitar las paritarias de 2017 a una discusión por la inflación futura. De esto último Peña no dijo nada.

Antes de la reunión, Macri pidió a la dirigencia sindical una actitud "prudente" e "inteligente", que permita resolver "obstáculos" y de esa forma "ir generando empleo" en el país, en tanto Triaca advirtió que "no se impondrá" un criterio a las provincias para el eventual pago de un bono a empleados públicos, mientras que en el caso de los privados sostuvo que se deberá ver "sector por sector".

En esta nota