Los gremios más dialoguistas quedaron en una disyuntiva y analizan bajarse de la marcha del próximo 22 de agosto que convocó la CGT para protestar contra la política económica del Gobierno nacional. Eso generó la ira del sector más combativo, que destacó que sería un "mamarracho" levantar la manifestación.

Así lo afirmó a El Destape el secretario general de La Bancaria, Sergio Palazzo. El referente de La Corriente Federal, la rama de gremios más opositores al Gobierno de Mauricio Macri, afirmó que "sería insólito que la CGT no marche el 22".

Palazzo recordó el mandato de la reunión realizada en Ferro hace dos semanas y agregó que bajarse "sería violar el mandato unánime del Plenario de Secretarios Generales que convocó la propia CGT para que se votara esa movilización".

El bancario disparó contra los "Gordos", aquellos gremialistas del área de servicios que tienen buen diálogo con el Gobierno. "Si esa es la postura, es decir convocarnos para votar algo que después no van a cumplir sería actuar con la lógica de Macri, que defraudó a sus votantes haciendo lo contrario de lo que prometió en campaña".

Sin embargo, advirtió que "hay sectores del Consejo Directivo de la CGT que van a seguir sosteniendo la marcha y un plan de lucha, porque tienen historia y tradición de lucha que no la van a rifar detrás de una aventura oportunista de quedar bien con este gobierno".