La Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) definirá este martes un plan de lucha en rechazo a los intentos oficiales de limitar el derecho a huelga y en rechazó del incrementaron los despidos y las suspensiones.

El titular de la CATT, Juan Carlos Schmid, uno de los integrantes del triunvirato que encabeza la CGT, buscará sumar el respaldo del resto de la central obrera a la iniciativa. "Fijaremos posición sobre los intentos de sectores políticos de declarar esencial las actividades del transporte con el objetivo de limitar el derecho de huelga frente un clima de protesta social que va en aumento", adelantó Schmid.

LEE MÁS "La CGT analiza una nueva medida antes de las elecciones"

Tras el extenso paro de transporte en la ciudad de Córdoba, el interbloque Cambiemos impulsó en la cámara de Diputados un proyecto para declarar al transporte de pasajeros como servicio público esencial. Eso implicaría que nunca una medida de fuerza pueda ser total y obliga a los trabajadores a prestar un servicio mínimo, como ocurre, por ejemplo, en hospitales. La capital de la provincia mediterránea aprobó una medida similar pero que solo tiene vigencia para ese territorio.

En ese contexto, aumentaba la tensión por la paritaria del gremio de Camioneros: el gremio que lidera Pablo Moyano exigió un 32% de aumento, pero las cámaras empresarias del sector ofrecieron 19,5 por ciento. El gremialista no descartó para los próximos días un paro parcial de la rama combustibles.

La situación con los gremios se agravó luego de que la Justicia federal interviniera el gremio de los Canillitas, que conduce Omar Plaini, hoy desplazado. Es el cuarto sindicato intervenido desde la asunción de Mauricio Macri a la presidencia de la Nación.