Las principales empresas alimenticias y productoras de artículos de consumo masivo aumentaron sus precios hasta un 14% de una sola vez el último fin de semana, confirmaron este martes los supermercados.

La suba fue confirmada por el vocero de la Cámara Argentina de Supermercados (CAS), Fernando Aguirre, quien dijo que "no hay ninguna justificación" para que las industria proveedoras hayan aplicado este ajuste. "Sí es verdad, es así (hubo aumentos). En algunos casos, las subas llegan hasta el 14 por ciento, como en el caso de las bebidas gaseosas de las principales marcas", dijo Aguirre en declaraciones a Radio El Mundo.

"Los ajustes fueron de entre 5% y 14%. Prácticamente no hubo proveedor que no ajustó sus precios en los últimos días"

Entre las empresas que incrementaron los precios de sus alimentos y productos de higiene personal están Arcor, Procter, Peñaflor, Molinos Río de la Plata, Danone, Coca Cola, Quilmes y Pepsi.

Según sostuvo el vocero de los supermercados independientes, el fin de semana se registró "una verdadera oleada de aumentos que nosotros comunicamos a las autoridades (del Gobierno), pero no hay ninguna respuesta". En este escenario, los supermercados independientes tienen las opciones de dejar de vender los productos que incrementaron sus precios o trasladar los aumentos a las góndolas, lo que finalmente ocurre.

"Algunas bebidas gaseosas subieron 14 por ciento sus precios durante el último fin de semana. Los ajustes fueron de entre 5% y 14%. Prácticamente no hubo proveedor que no ajustó sus precios en los últimos días", dijo el vocero.

Aguirre agregó que estos aumentos habrían sido decididos por las empresas para "cubrirse de los aumentos de salarios" que deben comenzar a pagar, además de un incremento en los servicios como la electricidad y el agua.

"Pero cuando viene una lista de precios con incrementos, nadie justifica por qué se dan", aclaró el vocero e indicó que el comerciante independiente "está muy preocupado" porque hoy hay una "competencia feroz" dada por las grandes cadenas, los mayoristas y los supermercados asiáticos.

El vocero sostuvo también que los precios en la Argentina se forman en varias etapas de la cadena, con lo que descartó que sean los supermercados independientes quienes decidan cuál es el valor de un producto puesto en góndola.

"Aspiramos a que el consumo se recomponga en el segundo semestre de este año porque llevamos trece meses de caída y estamos muy complicados con ventas muy bajas", expresó el vocero de los supermercadistas.

E indicó que el sector piensa que en el último semestre del año las ventas pueden empezar a mejorar porque "hay elementos que muestran que esto puede llegar así, pero no hay ninguna seguridad porque también se pensaba lo mismo para el arranque de 2017 y no pasó".

Consideró Aguirre que "no es suficiente" la baja de la inflación, pero indicó que hay que reconocer que se bajó a la mitad, del 40% anual al 20% anual, mientras los comerciantes aspiran a que los incrementos sean cada vez menores.

"Nada justifica que haya estos aumentos del 10% o 14% de un momento para otro. El fuego se va apagando pero una pequeña brisa lo reaviva. Esto debería dejar de suceder. Pero no es fácil: bajar la inflación sin afectar al consumo", dijo Aguirre.

En esta nota