Embed

- El Destape: ¿Cómo te sentís con este rumbo distinto en tu carrera y en la primera campaña electoral que hacés?

- Gisela Marziotta: No es tan nuevo lo que estoy haciendo porque es parecido a lo que se hace desde el periodismo. Se trata de recorrer y escuchar a la gente lo que les está pasando, cuáles son los problemas de las víctimas del ajuste de Macri.

- ED: ¿Qué es lo que más te sorprende de esta campaña?

- GM: Justamente esto que te comento. Escuchar las historias en primera persona es lo más doloroso porque hasta ahora todos los testimonios son muy desalentadores. Desde personas que tienen trabajo y tienen miedo a perderlo, personas que lo perdieron y que no encuentran otro trabajo. Mujeres que viven en un barrio y que van a la salita porque el nene tiene anginas y piden el antibiótico y no se lo dan porque dicen que no tienen y les dicen que lo vayan a comprar. Situación que tiene que ver con las facturas de luz y gas que la gente no puede pagar y ya están resignados a que les corten el servicio. Todo es desalentador.

- ED: ¿Qué te llevo a pegar ese salto a la política?

- GM: Desde los 17 años que venía de trabajar como periodista y me parecía suficiente con la herramienta de la comunicación para aportar desde mi lugar lo que siento como un compromiso con determinados temas sociales. Pero desde el 10 de diciembre de 2015 empecé a ver, a ser testigo y también victima de este modelo de ajuste, y sentí que necesitaba otra herramienta para transformar la realidad y esa herramienta en democracia es la política.

Embed

- ED: ¿Qué está en juego en esta elección?

- GM: En esta elección se plebiscita a un gobierno nacional y la ejecución de este plan sistemático contra los trabajadores y trabajadoras, un plan sistemático de destrucción absoluta de derecho adquiridos y eso trasciende a la Ciudad de Buenos Aires y a todos los distritos.

- ED: ¿Qué proponés para llevar a la Cámara de Diputados?

- GM: En principio, lo primero que tenemos que llevar como Unidad Ciudadana es el freno a proyectos en carpeta del gobierno nacional como la flexibilización laboral y el aumento de la edad jubilatoria. Por otro lado, declarar distintas emergencias como la alimentaria, la económica y la farmacológica porque estamos en una situación de emergencia y se tiene que traducir en leyes que contengan la situación. En lo personal, avanzar con el proyecto de paridad de género que está durmiendo en la Cámara de Diputados y que creo que tiene que ser más amplio e implicar una reforma del Estado para que las mujeres, que a pesar de ser mayoría nos tratan como minoría, tengamos una representación igualitaria. También tenemos que modificar la ley de licencia por maternidad y paternidad porque a las mujeres las deja en una clara desventaja. Somos el costo más alto para quien te va a contratar en edad reproductiva porque somos las que nos embarazamos y tenemos tres meses de licencia. Primero que es muy poco y solo para la mujeres. Mínimamente el hombre tiene que tener el mismo tiempo para tener las mismas condiciones en en el momento de la búsqueda laboral.