El ministro de Justicia, Germán Garavano, asiste este jueves al Senado para defender el proyecto de ley del Gobierno que modifica el Código Procesal Penal. Entre sus puntos más polémicos, la iniciativa propone limitar las excarcelaciones como método de frenar la inseguridad.

La reunión con los miembros de la cámara alta comienza a las 11, en un plenario de las comisiones de Justicia y Asuntos Penales del Senado y la Bicameral de Monitoreo e Implementación del Nuevo Código Procesal Penal.

El proyecto limita las excarcelaciones en caso de amenazas a testigos, retención del dinero proveniente del delito, detenciones previas o intentos de fuga

El proyecto, que incluye una aplicación progresiva del CPP, establece pautas para limitar las excarcelaciones como las amenazas a testigos, la retención del dinero proveniente del delito, detenciones previas o intentos de fuga.

Un condenado quedaría detenido desde el momento de finalizado el juicio, aunque la sentencia no quede firme

A su vez, establece que un condenado por un delito que tenga una pena superior a los tres años de prisión podrá quedar preso desde desde el momento del fallo, cuando en estos momentos puede salir en libertad si la sentencia no está firme.

El proyecto mantiene el espíritu del nuevo Código en cuanto al sistema acusatorio, en el que los fiscales son los responsables de la investigación en lugar de los jueces, pero contempla nuevas facultades para los magistrados.

Este código regirá para las investigaciones de delitos federales, por lo que tiene una alta implicancia en el funcionamiento del siempre polémico fuero de Comodoro Py.