Embed

- Hoy te podemos encontrar en el teatro, en series televisivas y en el cine: ¿qué disfrutás más?

Disfruto de todo. Todo lo que hice, lo hice con plenitud. Lo disfruté, lo pasé bien, no discutí con nadie, no me peleé con nadie, todo fluyó tan armónicamente. A esta altura de mi vida o aprendés a hacer las cosas bien o te morís, no tenés alternativa"

Tenés que aprender la pastillita para el colesterol, para la presión, no te tenés que olvidar de nada. Y después tenés la metabolización de la realidad, de la información que corre, que es tan abrumadora, esto de despertar y que cada día las pesadillas vuelvan a la memoria como un bocado sin digerir que no se puede escupir ni tragar.

- ¿Qué tipo de pesadillas?

- El genocidio del gobierno militar. Estos días estoy muy tomado por esos recuerdos con todo el tema Maldonado.

-¿Qué análisis haces de la actualidad que vivimos hoy?

- La situación me genera desesperanza, porque la vida es una sola, es breve y es difícil. Filosófica y metafísicamente hablando: el ser humano es el único animal que vive sabiendo que se va a morir, y es complejo, porque a pesar de esa conciencia nos levantamos, nos sentamos a hacer la nota, tenemos hijos, los criamos, nos amamos, y sabemos que la fiesta se va a acabar.

Y entonces los grandes logros de la humanidad, la paz la libertad y la justicia hoy se ven enmarañados con políticas tan recalcitrantes y reaccionarias. Contemplamos la ignorancia alrededor de las nuevas generaciones y también de las viejas generaciones, el no conocer, el ser ignorantes de la historia de lo que pasó. Todo eso nos hace tropezar de nuevo con la misma piedra.

La historia no se repite como farsa, se repite de nuevo como tragedia, y esto que vivimos hoy es una tragedia realmente.

- Sos de los artistas que más exponen su pensamiento político e ideológico: ¿tiene algún costo hoy expresarse?

- Yo soy de dar notas constantemente para mantener la afluencia de público en el teatro y fui a hacer una nota a una empresa periodística importante y la entrevistadora me pidió una listita. Y le dije "qué listita?". "De las cosas que no querés hablar", me respondió, y me llamó la atención porque nunca me habían hecho algo así, y ante ello me contó que varios colegas hacen notas con una lista de preguntas y de cuestiones que no quieren hablar. A mí me cuesta en todo sentido, me cuestan los insultos en las redes, porque es muy fácil ver el partido desde la silla de lampa... Si agarras la raqueta y te vas a un lado ya tenés al 50% en contra. Si digo lo que pienso y tengo afinidad con las ideas populistas o kirchnersitas me echó encima a los macristas, y viceversa.

Y por otro lado la gente te dice ¿pero cómo? si tenés talento e inteligencia podés percibir la realidad, y si percibis la realidad: ¿Por qué no te la jugás y decís qué carajo te pasa?

- ¿Esperabas estas medidas durante la gestión Cambiemos?

- No, para nada, ni remotamente, me sorprendieron todas las medidas por lo profundas, violentas, drásticas y abruptas que fueron. Como emblema de esto, las tarifas: lo que hicieron con eso fue con violencia, sabían que restringirle la calidad de vida a la gente es violento. Sacarle los remedios es violento, es una guita, y sino tenés una buena prepaga, que ya de por sí es una buena guita, no podés pagarlos, o los pagas y te quedan dos mangos para morfar, es poco.

Y una de las cosas que más me sorprendió y me angustió fue darme cuenta que haya habido tanta gente tan llena de odio agazapada durante tanto tiempo. ¿Cómo puede haber gente tan reaccionaria, tan ajena, tan poco solidaria, tan poco permeable a lo que pasa?

- ¿Qué puede pasar de acá a octubre?

- Creo que puede volver a ocurrir lo mismo de 2015, puede ganar Macri por escaso margen, pero no creo que incremente su caudal de votos. Y por la experiencia que tuvimos en las PASO, la verdad es que no le compraría un auto usado ni jugaría al poker con Macri. Hay una diferencia ética entre esta gente que gobierna y yo que es muy grande, yo manejo códigos de fair play, no puedo hacer trampa.

El que puede hacer trampa, puede hacerla todo el tiempo y para cualquier cosa y el límite está dado por las reglas del otro.

- ¿Qué puede pasar con el nivel de protección mediática que maneja el gobierno?

- Con este nivel de protección mediática se puede lograr cualquier cosa. El poder económico, el poder mediático están sobreimpresos con el poder político, ya estamos listos. Y cuando falla el periodismo, falla la reserva ética de una sociedad, desaparece la verdad, que es la base del periodismo.

En esta nota