A los pocos días de desaparecer a Santiago Maldonado, la Gendarmería de Patricia Bullrich realizó tareas de inteligencia sobre la familia del joven. La evidencia es parte de la investigación que sigue el juez Gustavo Lleral tras la recusación de Guido Otranto, acusado de encubrir la represión y la desaparición forzosa.

Embed

El jefe del Escuadrón 35 de la fuerza de seguridad en El Bolsón, Fabián Arturo Méndez, tenía en su celular múltiples archivos sobre la comunidad mapuche de Cushamen y las manifestaciones en El Bolsón, reveló Cosecha Roja.

Los peritos de la Policía Federal Argentina encontraron siete documentos de Word y PDF con información de inteligencia.

El comandante también guardaba un documento con datos del auto de Julio Saquero, querellante en la causa por la desaparición forzada de Santiago, informes de Migraciones donde constan los ingresos y salidas del país del joven y otras personas de su entorno y un mensaje de Whatsapp en el que le informan sobre los movimientos de la familia Maldonado en El Bolsón.

LEER MÁS: Presentarán un documental para exigir por Santiago Maldonado

Este material, que ocupa más de 20 fojas del expediente, puede probar que Gendarmería espió ilegalmente a la familia Maldonado y a los organismos de derechos humanos, reveló el portal.

El 4 de agosto, tres días después del operativo en la comunidad mapuche, un grupo de personas se convocó en la plaza Pagano, en el Bolsón, para exigir la aparición con vida de Santiago. Los movimientos de los manifestantes quedaron registrados en un documento que al día siguiente envió el Centro de Reunión de Información Neuquén, el área de inteligencia de Gendarmería en la provincia, al comandante Méndez.