El ministro de Justicia, Germán Garavano, le restó crédito a la investigación por los 600 mil dólares que Odebrecht depositó en una cuenta en Suiza del hoy titular de la AFI, Gustavo Arribas. Al respecto, el ministro dijo que "por ahora" son "un cúmulo de insinuaciones" y que no debería ser apartado del cargo.

Garavano dijo que Arribas no debe ser apartado del cargo, aunque advirtió que, "según como evolucione la cuestión, se verá" la situación del funcionario, aunque aclaró que se trata de una "decisión del Presidente", Mauricio Macri.

Embed

En diálogo con periodistas acreditados en la Casa de Gobierno tras reunirse con el jefe de Estado, sostuvo que "seguramente" Arribas aportará "los elementos para brindar esa explicación" que responda a la denuncia de haber recibido 600 mil dólares de dicha firma. Cuando le preguntaron si Arribas debería dejar su cargo, contestó: "Por lo que se ha señalado, entiendo que no. Es una decisión del Presidente".

"Es un cúmulo de insinuaciones, un tema menor"

La denuncia tuvo lugar tras difundirse que Arribas habría cobrado unos 600 mil dólares de parte de un operador de Odebrecht, investigada en el escándalo de corrupción Lava Jato.

Embed

Sobre ello, el funcionario afirmó que "por ahora estamos simplemente ante un cúmulo de insinuaciones y frente a un hecho sobre el cual se ha brindado una explicación" por lo cual concluyó que se trata de un "tema menor".

La diputada Elisa Carrió, socia del gobierno de Mauricio Macri, presentó ayer una denuncia penal contra Arribas y el jefe del bloque del Frente para la Victoria-PJ, Héctor Recalde, ya anticipó que miembros de la bancada también harán una presentación en los tribunal contra el jefe de los espías.