El gobierno defendió a la subdirectora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Silvia Majdalani, ante el pedido de la diputada Elisa Carrió para que se efectúe la "destitución" de la funcionaria por "espionaje".

Desde el Ejecutivo, fue el ministro de Justicia, Germán Garavano, quien salió a respaldar a Majdalani al expresar que "no" cree que "haya por parte de inteligencia estatal ningún tipo de persecución ni seguimiento a nadie". El pedido de "destitución" fue planteado esta mañana por la legisladora Carrió, quien denunció ser "objeto de espionaje permanente" y víctima de una "persecución sistemática terrible" que incluye "escuchas telefónicas".

LEER MÁS: Cristina Kirchner reaparecerá en una entrevista exclusiva en C5N

"No puedo creer que el Presidente la sigue sosteniendo...No sé qué voy a hacer si la sigue sosteniendo", lanzó la socia de Cambiemos, aunque consultada sobre si auguraba una crisis política en el seno de la coalición gobernante, respondió: "No, si se corrige, no". En este contexto, confió: "Estoy esperando la decisión presidencial, se lo comuniqué al jefe de Gabinete (Marcos Peña) el lunes".

La aliada a la Casa Rosada insistió en arremeter contra la segunda del jefe de la AFI, Gustavo Arribas: "No sé qué pasa, (Majdalani) maneja la bicameral", manifestó, en alusión al cuerpo parlamentario que monitorea la central de inteligencia."Pido la destitución de Majdalani", indicó Carrió, para asegurar más adelante, categórica: "La respuesta la tiene Macri ahora".

Ante el presunto "espionaje permanente" del que denunció ser víctima la diputada, Gravado manifestó su "total solidaridad" con Carrió al reconocer que se trata de "un hecho muy grave". Pero, remarcó: "No creo que haya por parte hoy de la inteligencia estatal ningún tipo de persecución o de seguimiento a nadie, porque si así lo hiciera sería un grave delito", que de ser así, aseguró, "se deberán investigar".