Entre las grandes ganadoras del primer año de gestión de Cambiemos resaltan las cerealeras. Con la devaluación y la quita de las retenciones a días de asumir Mauricio Macri, mejoraron sustancialmente las condiciones para las agroexportadoras, por lo que liquidaron 20% más dólares en 2016.

El año pasado, las divisas vendidas al Banco Central por exportaciones de productos agrícolas totalizaron U$S 23.910 millones. Esto fue U$S 3.947 millones superior que el mismo periodo de 2015, lo que equivale a un aumento del 19,7%.

"Si se lo netea contra la mejora de alrededor de 9% de los precios, las cantidades exportadas de todo concepto fueron un 10% mayores, explicada casi en su totalidad por el volumen de cosecha stockeado", explicó el Centro de Estudios Scalabrini Ortiz (CESO) en su último informe, basado en cifras de CIARA-CEC.

Embed

A partir del 30 de agosto, la Resolución 242 de la Secretaría de Comercio, dependiente del Ministerio de Producción, extendió de 180 días a cinco años el plazo por el que los agroexportadores pueden liquidar los dólares que generan por su actividad. La medida se tomó con el argumento de "fortalecer la competitividad de las exportaciones argentinas", ya que permite a los operadores especular con el tipo de cambio futuro.

Se tomó para evitar que un ingreso voluminoso de verdes del comercio se mezcle con el importante blanqueo de capitales, lo que hubiera apreciado al peso, mientras que el Gobierno apuesta a una continua y gradual devaluación.

Estas decisiones implican que el alza del 19,7% en las liquidaciones no represente el total del incremento en las exportaciones de granos de 2016, sino que la mejora que consiguieron se verá también reflejada en los próximos cinco años.

LEER MÁS: Al tiempo que anuncia desincentivos al consumo, Macri quita retenciones a la soja

La venta de divisas de las cerealeras acumuló a la última semana de diciembre U$S 1.286 millones, un 37% menos que en mismo período del año. Esto se debió al pacto al que habían llegado las empresas con el Ejecutivo y la abrupta devaluación del último mes de 2015, cuando escalaron las operaciones.

Al poco de que el Presidente nombre a Ricardo Buryaile, el ministro de Agroindustria eliminó los aranceles a la venta al extranjero de granos y recortó en 5% la de la soja, mientras que el 30% restante de la oleaginosa se reducirá progresivamente entre 2018 y 2019. La promesa de campaña cumplida y la disparada del 60% del dólar fueron bien recepcionadas en el sector, ya que con ellas se convirtió en uno de los más favorecidos en el primer año de gestión de Macri.

En esta nota