Una noche caliente se vivió el miércoles en la cancha del Deportivo Crovara. En un partido por los cuartos de final del torneo Prefederal, el campeón olímpico Gabriel Fernández protagonizó un hecho bochornoso al golpear a su rival Emiliano Mazzuco.

LEÉ MÁS: Manny Pacquiao prometió que se unirá al ejercito filipino para combatir a ISIS

En un video difundido por el portal especializado Básquet Plus, se ve como el pivot de Burzaco ataca a Mazzuco en medio de una trifulca y lo tira al piso con un solo golpe, como corolario de un partido picante.

Embed
twitter-tweet" data-lang="es">

El campeón olímpico e integrante de la Generación Dorada, Gaby Fernández, a las piñas en una cancha. pic.twitter.com/ncwn7XO4Bo

— El Destape (@eldestapeweb) 4 de agosto de 2017

Pese a todo, el juego fue reanudado y Crovara se llevó el encuentro para estirar la serie a un tercer partido. No obstante, la pelea no terminó en el parquet y siguió en las redes sociales, donde Fernández se descargó con todo.

Embed
Embed

En su Twitter, el Generación Dorada aremetió contra Mazzuco y cuestionó sus acciones. "¡Te buscan todo el partido! Te insultan, simulan caídas, hablan con los jueces que al final compran. De qué sirve medir 2.05 y pesar 120 kg. Digamos que se puede provocar al rival, escupirlo, pegarle, agarrarlo y empujarlo mientras juega solo porque aguanta", escribió en su perfil.

Y también realizó una autocrítica: "No justifico mi reacción pero tampoco los comentarios del jugador, si estás para sacar de juego a alguien después festejá en tu casa ¡Yo lo hice toda mi carrera! Obviamente con códigos, pero cuando me llevaba un golpe no me quejaba lo que busqué fue la reacción del rival".

LEÉ MÁS: Rafa Di Zeo le explicó a cuatro judíos ortodoxos cómo se convirtió en líder de la barra de 'La 12'

Del otro lado, Mazzucco no se quedó atrás. "Una vergüenza argentina que esta persona Gabriel Diego Fernández haya formado parte de un ícono como la selección dorada. Como jugador de básquet me parece un hecho tristísimo y lamentable. Eso más allá de las acciones penales y civiles pertinentes que iniciaré", escribió en su Instagram.

Sin embargo, con la cabeza más fría, el ex hombre de la selección argentina decidió hacer las pases e invitó a su adversario a tomar un café para solucionar las diferencias.

Embed